Revista Literaria Periódico Cultural

29.3.2009 GMT

LOMAS DE niquel/ serie por nuestros cerros

LOMAS DE NÍQUEL- Estado Aragua

16.11.2008

Hola amigos todos les cuento:

Una mañana medio fría sin embargo Rosana y yo subimos al metro y fuimos a reunirnos con los demás amigos con quienes realizaríamos esta excursión, por lo demás atrayente sólo por su nombre: Lomas de Níquel y en verdad que resultó así y van a saber porqué.

En dos vehículos de doble tracción salimos del Jardín Botánico de la UCV, tomando el autopista Regional del Centro que siendo tan temprano en la mañana tenía muy poco tráfico, entre charlas y cuentos muy pronto recorrimos los 54 km de distancia y nos desviamos saliendo del autopista después de pasar el cruce de Tejerías en el Municipio Santos Michelena del estado Aragua.

Seguimos ahora por una muy bien mantenida carretea encementada, y el paisaje empieza a cambiar bruscamente porque nos rodean lomas de un verde brillante. Atravesamos un potrero donde las vacas pastan tranquilamente, al fondo corren las aguas tranquilas del río Mesía formando un embalse de una belleza escalofriante, el sol en ese momento timidamente le da su luz, las montañas que están a sus riberas son oscuras y se recortan nitidamente en sus aguas, nosotros desde la carretera arriba nos embelesamos tomando fotografías. Recorremos unos 6 kms más, la carretera ahora no está tan buena, tienen numerosos huecos y desgarraduras y ello se debe al impacto diario de camiones roqueros cargados con 50 Ton de material. A nuestra derecha aparecen imponentes las edificaciones de la mina de níquel, es el mayor yacimiento de este metal en el país, descubierto en 1941, también es la primera mina procesadora del territorio venezolano explotada a cielo abierto, su producto se exporta a Europa y Estados Unidos. Pudimos observarla y fotografiarla desde lejos, no está permitido el paso y menos en día feriado, por supuesto hay vigilancia.

Pasamos la mina y comenzamos a subir por la carretera que entre montañas de color oxidado, ( el níquel se encuentra en la superficie encerrado entre hierro y cuarzo.) está en la superficie, recogí un pedazo del mineral, brilla bastante. La flora que nos rodea ya más adelante comienza a cambiar y encontramos helechos arborescentes, helechos comunes, heliconias, ocumo chino, flores como coquetas y “ojo de”..no me acuerdo el nombre pero es bella la florcita amarilla con un oscuro y negro centro, muy fuerte para formar setos vivos. Oímos el chillar del águila que vuela en lo alto libremente, no hay casas por acá, a veces pasa uno que otro carro y un camión donde los niños lugareños nos saludan.

Llegamos ahora a la finca de un amigo quien no nos pudo recibir, pero con su permiso pudimos recorrer la extensa y preciosa propiedad, donde además de varias especies de palmas, se destaca majestuoso el bambú gigante que crece y se desarrolla muy alto.

Estamos en una loma y al final de ella abajo, muy escondido corre un río, sólo podemos oírlo y debe correr entre piedras y con corriente fuerte porque es muy nítido el sonido. Intenté llegar a él pero una espesa y entreverada vegetación me lo impidió. Arriesgarse a caminar por allí es casi seguro encontrar una no muy amistosa culebra. En estas tierras también hay algo que me pareció sorprendente: enormes y negras rocas semejantes a las encontradas al sur del país, unas cuantas de ellas ubicadas cual los muebles de la sala de recibo de una casa nos sirvió para sentarnos en ellas y comer un “tentempié”.

Después de haber escudriñado todas las palmas y otras plantas del terreno, pasamos por la casita del cuidador y él nos señaló por donde atravesar una cerca de madera e ir a conocer una posada muy simpática cuyos dueños son franceses, él señor que nos recibió hace mucho tiempo que llegó a Venezuela y nos “echó el cuento” de cómo llegó a este sitio hermoso, la construcción de la posada y muchas anécdotas más, también nos habló de que tiene de vecino a un señor belga (lo conocí) otros franceses y un español. Me preguntó ¿Qué tiene nuestra tierra que arraiga tanto a los extranjeros trabajadores?. Aunque creo saber la repuesta y sin remilgos digo, belleza, clima, calor tropical, diferentes paisajes, gente alegre..etc., para no pecar de pretenciosa.

Ya estaba la tarde entrando y era hora de regresar, con paso algo cansino atravesamos todo el terreno hasta llegar donde dejamos nuestros vehículos, ya en la carretera nos deteníamos de repente para observar alguna planta rara, hacía calor ahora. Otra parada para almorzar y tranquilos llegamos de nuevo a la bulliciosa Caracas, cercada por todas partes con vocingleras voces y canciones proselitistas que nos anuncian que pronto tendremos nuevas Autoridades. ¡Uff, que bueno que nos alejamos de esto por unas cuantas horas!.

Nos vemos en la próxima,

Edilia C. de Borges

Fotografías: Rosana Langerano y Thamara Gutiérrez



En: No Categorizado
Permaenlace: LOMAS DE niquel/ serie por nuestros cerros
Comentarios: 1
Leído 3966 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos